Esta palabra tan rara y complicada de pronunciar, es la forma en sánscrito para referirnos a la bufera o withania somnifera, y su traducción literal es “aroma de cabello”, debido al olor que se desprende de su raíz. Se trata de un arbusto de la familia de las solanaceae, cuyo origen está en Asía, aunque crece en climas templados como en India o Sri Lanka. Su fruto es una baya redonda de pequeño tamaño, parecido al guisante pero de color naranja. Esta planta también se conoce como el ginseng indio o hierba mora mayor.

Se llama withania somnífera por una razón, y es que entre sus efectos principales, destaca su poder relajarte y sedante. Por otra parte, se le conoce como ginseng indio, por lo que también tiene cualidades vigorizantes y energizantes. Parece que estas dos características del Ashwagandhas son contradictorias, sin embargo, son totalmente posibles, ¿cómo puede ser? Pues porque se considera una planta adaptógena, según la teoría sistémica, un adaptógeno es cualquier sustancia capaz de incrementar el triángulo de la salud compuesto por la energía, la inteligencia biológica y la organización (función y estructura) de cualquier sistema biofísico, y en particular el cuerpo humano. Por lo tanto, esta planta tiene el poder de equilibrar nuestro organismo, procurando la serenidad que necesitamos cuando atravesamos periodos de estrés, y aportando un grado de vitalidad cuando nos encontramos sin fuerzas o faltos de energía.

Entre sus propiedades relajantes, nos podemos beneficiar de su capacidad para facilitar el sueño en periodos de insomnio, ayudando a desbloquear la tensión mental para facilitarnos un merecido descanso con un sueño reparador. En momentos de estrés o situaciones de ansiedad, la Ashwagandha nos aportará serenidad y calma, aumentando nuestra capacidad de concentración.

Como función energizarte, la Ashwagandha, también conocida como ginseng indio, mejora la función de las defensas del sistema inmunológico y aporta vitalidad, por lo que podemos consumirla en periodos de fatiga general, de decaimiento o cuando notemos que nos faltan las fuerzas en el día a día. Incluso se ha encontrado mejoría en el vigor sexual, ayudando a disminuir el trastorno por impotencia, siendo un buen estimulante sexual. Todo esto sin sufrir los efectos secundarios que pueden tener otro tipo de estimulantes, como la cafeína.

A pesar de contar con todas estas maravillosas ventajas para nuestra Salud, debemos evitar su consumo si estamos bajo tratamiento médico con fármacos, en mujeres embarazadas o lactantes, y en niños.

Por todas las ventajas que tiene este fruto, se recomienda el consumo diario de la Ashwagandha para mantener y mejorar nuestro organismo, siendo una fuente fiable de bienestar y salud, aportando un equilibrio natural tanto mental como físico. Sus beneficios relajantes y energizantes son únicos, y los podemos conseguir en un solo producto.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Abrir chat