Maqui, con alto poder antioxidante

Maqui

El maqui es el nombre común de la Aristotelia chilensis, una planta cuyo origen se sitúa en Chile y el sur de Argentina, y cuya población lleva siglos consumiéndolos debido a la gran cantidad de beneficios que aportan para la salud. Sus hojas verdes y tiernas se pueden comer en ensaladas, o secarlas para hacer infusiones. Su fruto, también comestible, es una baya carnosa, el color varía dependiendo de su grado de madurez, desde el verde hasta el morado, incluso en apariencia se asemeja al arándano. Este fruto del maqui es muy apreciado por sus propiedades nutricionales, convirtiéndose en todo un superalimento.

 

De la baya del maqui, lo que más destaca es su poder antioxidante, debido a la gran cantidad de polifenoles y vitamina C que contiene este pequeño fruto. De los polifenoles destaca la antocianina, la alta concentración de este pigmento es lo que da al maqui su color morado intenso característico, y por lo que es un alimento tan antioxidante. Su consumo consigue retrasar el envejecimiento prematuro a nivel celular, evitando el estrés oxidativo que producen los radicales libres que atacan a nuestro organismo.

 

Además de su poder antioxidante, las bayas de maqui son un complemento alimenticio ideal debido a sus múltiples propiedades beneficiosas para nuestro cuerpo. Proporcionar un extra de energía a nuestro organismo, es astringente, los flavonoides que contiene tienen acción antiinflamatoria, ayuda a mantener y mejorar nuestro sistema inmunológico, y sirve como purificarte a nivel digestivo. Por si esto fuera poco, el maqui se puede usar para complementar dietas de adelgazamiento, pues su consumo tras las comidas ayuda a disminuir la glucosa en sangre, previniendo así la formación de células grasas.

Tags